Entre el bosque y el desierto
De El Berro a Gebas por la umbría del bosque y la ribera de la rambla de Algeciras, siguiendo la huella del aguaLa Verdad

Cuentan los vecinos de El Berro y Gebas que este camino, por el que hoy les proponemos pasear y recorrer con los cinco sentidos, lo hacían cada domingo hace décadas para juntarse en las ventas para el baile. Un baile a base de cuerdas vocales, castañuelas y postizas, e instrumentos de cuerda, no se vayan a creer que eran guateques. Y recuerda Santiago, que junto a Andrés (hoy titular de la hospedería Bajo el Cejo de El Berro) recuperó este sendero para disfrute de los turistas y senderistas, que fueron incontables las veces que lo recorrió descalzo, para guardar las esparteñas en óptimas condiciones para el baile. Lo cierto es que hoy, este itinerario de poco más de 8 kilómetros que conectaba las dos pedanías alhameñas, es un agradable paseo por la umbría de un bosque cerrado, por un espolón que pone a sus pies el siempre sorprendente y árido paisaje de los barrancos de Gebas y su contraste con las aguas azul turquesa del embalse de Algeciras, y por la frondosa ribera de la rambla de Algeciras, sobre todo en su tramo inicial, y el itinerario que describe el caño de La Noguera.
La ruta comienza en el aparcamiento que hay a la entrada de El Berro y, siguiendo las marcas del GR y el PR. Deberán descender por unas escaleras, a la derecha, hacia el antiguo Lavaor. Hoy completamente restaurado, pasarán junto a él y a la boca de una mina de agua, y bajo las paredes del cejo, deberán seguir las marcas de ambos senderos y la línea que marca la impresionante pared de piedra, desviándose por una cuesta hormigonada a la derecha. Éste es el único punto conflictivo del itinerario. Deberán seguir por el camino encementado que enseguida se vuelve de tierra, junto a unos pequeños huertos en los que lo mismo hay plantados frutales, que hortalizas o chumberas. En una intersección de caminos, deben coger el de la derecha, que les lleva hacia la pinada en la que se internarán. A partir de aquí, deberán seguir las marcas blancas y amarillas (de PR) que encontrará cada pocos metros, confirmándoles que van por buen camino, y les harán cruzar el barranco y pasar junto a una Caseta del Taibilla, ya internados en pleno bosque. La ruta va ascendiendo por una pinada tupida en la que abunda el romero, el lentisco y las jaras, y en la que también crece la coscoja. En este bosque cerrado, líquenes y musgos han colonizado el paisaje, tanto que los troncos y las piñas lucen un refrescante verde, y las ramas de pino parece que han florecido.

Navigation

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar